40 años de campanas tubulares

Hoy se cumplen exactamente 40 años desde que un joven británico de 19 años asombrase al mundo con la publicación del que sería su primer y más emblemático trabajo: Tubular Bells. De nombre Mike Oldfield, el joven recorrería en 1972 las oficinas de distintas discográficas con su propuesta particular, siendo rechazado en la mayoría de ellas por motivos de marketing (al parecer algunas discográficas considerarían el trabajo poco comercial: “Tú estás loco, ¿cómo esperas vender esta pedazo de mierda instrumental bucólica, con tantos instrumentos, pero sin batería y sin cantar una sola nota? – le decían), hasta que llegaría a The Manor, el primer estudio residencial establecido en Inglaterra, donde varios ingenieros aceptarían oírla. Entre ellos se encontraba Richard Branson, fundador del grupo Virgin, quien aconsejado por su primo Simon Drapper, fascinado por el atrevimiento y la originalidad de la propuesta de Oldfield, le daría un oportunidad. Así, la neonata discográfica se estrenaría el 25 de mayo de 1973 publicando Tubular Bells.

Con el tiempo, el álbum se convertiría en uno de los más reconocidos del siglo XX, de la historia del rock y de la música contemporánea. Su lanzamiento no dejaría indiferente a nadie; por aquel entonces, pocas piezas de tan larga duración (49 minutos divididos en solamente dos partes de casi idéntica duración), ambición y originalidad habrían visto la luz en la escena del rock. Por si fuese poco, el empleo (sin el consentimiento de Oldfield) de la melodía que abre disco (ese piano ejecutando las míticas notas en un compás de 7/8, seguido de 4/4) en la película El Exorcista, haría que el joven inglés alcanzase un gran reconocimiento tanto popular como de la crítica. El disco provocaría incluso una revolución en la industria: vendería 20 millones de copias sin la ayuda de una gran empresa multinacional. Sin duda, un logro merecido: Mike Oldfield compuso el disco en su totalidad (a excepción de The Sailor’s Hornpipe, la cual es una canción tradicional arreglada); un disco único, atemporal, sin precedentes y con una personalidad desbordante; ejecutó la mayor parte de los instrumentos que usaría en la grabación (guitarras y bajo, mandolina, Farfisa, Hammond, glockenspiel, pianos, percusión, timbales y por supuesto, las campanas tubulares, de las que haría todo un símbolo en la portada) y además participó en la producción.

Tubular Bells no solo es una de las obras pioneras del género si una de las que mejor define la música progresiva y sinfónica. Cada una de sus partes es una evolución constante, una sucesión de cambios encajados con coherencia y sentido, ligados por una gran homogeneidad armónica donde los protagonistas son solamente instrumentos; no hay voces, apenas percusión. La primera mitad del disco desemboca en una de sus secciones más emblemáticas (que en la redición del disco de 2003 recibiría el nombre de Finale): un bajo y una guitarra construyen un riff al que se van incorporando distintos instrumentos anunciados por el “Maestro de ceremonias“, cada uno aportando su propia melodía y sonido, creando una ascensión musical que culmina con la aparición de las campanas tubulares. “Plus Tubular Bells” dice Vivian Stanshall en ese momento, el hombre que, tras varias cervezas, acabo poniendo voz al Maestro de Ceremonias, logrando al parecer que el propio Mike Oldfield se emocionase durante la grabación.

La segunda mitad del disco transcurre a lo largo de sus primeros 11 minutos entre pasajes acústicos, retratados por varias guitarras cuyos arpegios conforman el esqueleto de la sección. Mike Oldfield va sumergiendo poco a poco al oyente en un paisaje de reminiscencias folclóricas hasta que llega a la “caverna”, un pasajevdonde al ritmo de los timbales hace aparición el hombre que allí habita, al que el músico inglés pone voz en forma de gritos, gruñidos y berridos. Esta es sin duda una de las partes más atípicas y curiosas del álbum, la cual, según se cuenta, podría esconder un origen bastante anecdótico. Al parecer, Richard Branson habría presionado impaciente a Oldfield para que terminase el álbum cuando éste todavía estaba en proceso de grabarlo, haciendo hincapié en que en incluyese letra en alguna de sus secciones. El inglés, molesto, salió muy enfadado de su despacho mientras gritaba “You want lyrics!? I’ll give you lyrics!”, para acto después llegar al estudio, apurarse media botella de whisky y grabar todo un repertorio de ruidos y gritos con los que se desahogó a gusto, y que serían luego empleados a modo de protesta en la mencionada parte. Esta anécdota parece bastante plausible teniendo en cuenta que años después Mike Oldfield incluiría en su decimotercer álbum de estudio, Amarok, un mensaje en código morse cuya traducción no era otra que “FUCK OFF RB” (Richard Branson).

Mike Oldfield escogería In the Beggining tema de uno de sus más reconocidos álbumes Songs from distant earth para abrir el concierto que dio en Galicia en 1999, al que asistirían cerca de 200.000 personas.

Fue con este increíble Tubular Bells como empecé a introducirme en la música. Recuerdo que por aquel entonces empezaba a ir a clases de piano y uno de mis deseos era tocar la melodía de apertura de la primera parte. Escuchaba sus discos a todas horas, fascinado y atrapado, descubriendo en cada uno de ellos algo que era totalmente nuevo para mí. Incluso fui a verle en directo a Santa Cristina en el Xacobeo del 99. Le debo mucho a Mike Oldfield porque fue a través suya, y de grandes obras como esta, que descubrí la que es mi mayor pasión, la música. Desde Siete por Ocho, hoy dedicamos esta entrada a este increíble músico británico. Las campanas se siguen oyendo.

Disfrutad y no olvidéis darle al botón de “Me gusta” de Facebook en el cajón de la columna derecha o al final de la entrada, ayudaréis a divulgar la página ;) Gracias!

Nos vemos promto,

G

4 Respuestas a “40 años de campanas tubulares

  1. Estupenda entrada, muy buen trabajo. Sólo falta mencionar el curioso detalle de la respiración del compositor en la versión de vinilo, que alguna vez alguien me enseñó 😉

    • Muchas gracias, Toc Thulhu 😀 Y tienes razón, no he comentado lo de la respiración! Es un detalle muy curioso, de hecho, el propio Mike Oldfield no quiso eliminarlo cuando remasterizó la mezcla en la versión del Tubular Bells del trigésimo aniversario. También he leído algo por ahí de unos murmullos que se escuchan en la primera parte, los cuales, serían del propio Oldfield. Según dicen algunos se colocaba con peyote para componer y grabar…los murmullos podrían ser el resultado de alguno de sus viajes mientras tocaba, atrapado, la melodía del principio, XD.

      Un saludo y gracias por el comentario!

      :€

  2. Genialísima entrada Gabi! 🙂
    cuantos momentos gracias a su música… haber vivido lo del 99 tan pequeños marca mucho 😉

    Yo además recuerdo ver en su momento en directo en la tele (cuando este tipo de eventos eran lo suficientemente importantes) la retransmisión de este concierto… la presentación del Tubular Bells III en Londres! el cariño que le tengo a The Top of the Morning no se puede describir 😉


    • Muchas gracias Mery 😀 Lo del 99 fue épico, ¿cuánta gente de nuestra edad ha podido ver a Mike Oldfield en directo? Yo me considero un afortunado! Y además en Santa Cristina!

      Y dios, el concierto que colgaste es un absoluto clásico! Fue a través de él como conocí a Mike Oldfield! Recuerdo que mis padres lo estaban viendo en la tele y yo lo estaba escuchando desde mi habitación; me llamó tanto la atención que bajé a ver que era…y así empezó mi afición a su música! Lo de las copas me había dejado flipado…y me sigue pareciendo impresionante. Por no hablar de las campanas tubulares, brutales! Jajaja

      Un saludo y gracias por tu comentario 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s